Es un excelente trabajador del Grabado en sus diferentes manifestaciones. Su obra nos proporciona el enlace con su creatividad, por lo cual nos es posible asistir, visitar y penetrar a la gracia de la línea como depositaria de la forma. De esta manera, agudamente expresa fuerza y delicadeza. Todo su producto por tanto es el marco de su sensibilidad. Mirar entonces sus grabados, es púes, mirar su sensibilidad.

Carlos Cañas, Maestro de las Artes Plásticas Salvadoreñas, 29 de septiembre, 2000